Miguel Arratia, Doctor en Física de Altas Energías: “Quiero seguir investigando para aportar al desarrollo científico de Chile”

Con sólo 27 años se convirtió en el primer chileno en recibir el premio “ATLAS Thesis Awards”, reconocimiento a las mejores tesis de doctorado, donde fue nominado junto a más de 1.200 científicos de todo el mundo. Hoy, desde Berkeley, California, Miguel Arratia nos cuenta cómo llegó a trabajar para el CERN, la importancia de haber estudiado en el extranjero y el nuevo proyecto científico que se encuentra desarrollando en Estados Unidos.

Luego de terminar sus estudios en el Liceo Camilo Henríquez de Temuco, Miguel Arratia (27) dio la PSU pensando en seguir el camino de la ingeniería, sin pensar que terminaría dedicándose a las ciencias. Obtuvo puntaje nacional en matemáticas y aceptó la beca que le entregaba la Universidad Técnica Federico Santa María en Valparaíso para entrar al plan común de Ingeniería. “En el primer año de Ingeniería me di cuenta que lo que realmente me atraía de la carrera era la parte científica, especialmente la física, así que -apoyado por mis padres- decidí cambiarme a Licenciatura en Física dentro de la misma universidad”, recuerda.

M_Arratia1

Miguel Arratia se encuentra trabajando en su investigación postdoctoral en la Universidad de California, en Berkeley (Estados Unidos).

Actualmente se encuentra trabajando en su investigación postdoctoral en la Universidad de California, en Berkeley (Estados Unidos), y acaba de recibir el premio “ATLAS Thesis Awards”, por el aporte de su tesis doctoral presentada en la Universidad de Cambridge, (Inglaterra, en 2016), para el experimento ATLAS del CERN (Gran Colisionador de Hadrones, LHC). Así, se convirtió en el primer chileno en recibir este reconocimiento.

La tesis del doctor Arratia tenía como objetivo prevenir los daños que podría provocar el colisionador en las pruebas que intentan romper partículas atómicas aceleradas a gran velocidad, evitando que el acelerador estalle ante radiaciones mayores. El estudio concluye que en los próximos años, el acelerador será un 500% más poderoso, lo que terminaría por destruir los detectores actuales. “Frente a esa situación, mi tesis aporta un estudio de detectores mucho más resistentes, además de medir la interacción de los protones más energéticos, lo que permite testear la teoría de la fuerza nuclear”, comenta Arratia.

Pero eso no es todo, porque su investigación postdoctoral también tiene directa relación con el LHC: La construcción de un detector de partículas que se integrará al colisionador. Una pieza de un metro cuadrado, mucho más resistente, y que se espera esté operativa en el año 2020. Según cuenta Arratia “es mucho mejor llegar a construir un experimento desde cero, que sólo llegar a operarlo, pero ambas experiencias me entregaron grandes aprendizajes”.

Sobre cómo llegó al CERN, recuerda que fueron sus profesores quienes vieron un potencial en él, recomendándolo para trabajar en el Centro Científico Tecnológico de Valparaíso (CCTVal), departamento de investigación de la Universidad Técnica Federico Santa María que colabora con el Consejo Europeo para la Investigación Nuclear, más conocido como CERN. Miguel Arratia viajó a Suiza, para estar un mes en Ginebra, donde tuvo la oportunidad de recabar información sobre el experimento ATLAS. Justo en el momento en que comenzaron a colisionar núcleos de plomo con protones, permitiendo el estudio de física nuclear con energías extremas.

Las ventajas de estudiar fuera de Chile

De toda su experiencia, Arratia destaca la importancia de haber estudiado fuera de nuestro país para expandir sus horizontes e intereses. “Estudiar en una universidad tan grande como Cambridge me permitió conocer gente de áreas totalmente distintas a la mía. En Valparaíso todos estábamos orientados a la ingeniería o relacionados a las matemáticas, pero allá había de todo, hasta conferencias de arte que eran bien interesantes”, recuerda. Sobre Berkeley tiene una opinión similar, y cuenta que “lo positivo es que siempre te incentivan a saber de todo, y es lo que más he valorado estando fuera de Chile”.

Miguel Arratia se convirtió en el primer chileno en recibir el premio “ATLAS Thesis Awards”.

Sobre el trabajo con redes como ChileGlobal, Arratia cree que es positivo que exista una red que reúna a los chilenos que se encuentran realizando estudios y/o proyectos fuera del país. “Me gusta que se junte gente con distintos intereses y experiencias, que los puedan compartir y que se genere unidad, sobre todo para encontrar colaboraciones y contactos que antes era más difícil conseguir”, comentó.

¿Y luego de premios y postdoctorados, qué viene? Arratia es enfático en señalar que su plan es regresar de Estados Unidos en un par de años más “porque quiero volver a investigar y potenciar el desarrollo científico de Chile, como modo de retribuir y colaborar con otros estudiantes que tienen las mismas inquietudes que tuve yo alguna vez”.

Miguel Arratia concluye que “es muy importante saber que los que estamos afuera no vivimos aislados, sino que compartimos inquietudes y conocimientos con otros pares que están en lo mismo”.

Compartir:

Comentar: