agosto 7, 2020 | Innovación y Emprendimiento

Cerveza artesanal: un producto cada vez más atractivo entre emprendedores

Cerveza artesanal: un producto cada vez más atractivo entre emprendedores | Marca Chile

En la exportación de los bebestibles, Chile ha sido reconocido internacionalmente por la producción de vinos. El último estudio de Imagen de Chile realizado en 12 ciudades del mundo muestra que el vino es el producto más conocido de nuestro país, obteniendo un 51% de las preferencias.

Si bien este embajador siempre ha sido una buena carta de presentación para abrir mercados y explorar con productos de sectores que están en crecimiento, hoy existe otro producto que cada vez genera más interés entre los productores chilenos. Se trata de la cerveza artesanal, un producto que las empresas nacionales se han encargado de potenciar en su relato el valor del origen y el lugar donde fueron producidas, destacando su carácter artesanal.

Te invitamos a conocer estas cuatro cervezas de origen nacional que hoy están promoviendo (con moderación) el consumo de esta bebida local.

Sustentabilidad y comunidad

La Cervecería Guayacán se fundó en 2009 y comenzó su producción en el Valle del Elqui, en la Región de Coquimbo, unos 500 kilómetros al norte de Santiago. Desde ese entonces, esta empresa ha destacado por su sello sustentable y compromiso con la comunidad. La cervecería ha crecido con el propósito y la visión de que las empresas del futuro son las que logran perdurar en el tiempo para existir en ese futuro. “Creemos que la única manera de sustentarse en el tiempo es tener la convicción de que existimos por un propósito y que éste intervenga de manera positiva en el entorno que nos rodea, tanto a nivel económico, social y medioambiental”, señala el fundador de Cervecería Guayacán, Andrés Toro.

Sobre el compromiso con la comunidad, agrega que “el hecho de haber montado una cervecería con fines turísticos en un pueblo como Diaguitas ha aportado al bienestar de la comunidad. A raíz de nuestro proyecto se ha desarrollado fuertemente el turismo en el pueblo, lo cual conlleva desarrollo local, actividad para nuestros vecinos y un impacto bajo en el medio ambiente”. A su vez, han incorporado energía solar en sus procesos productivos, lo cual les ha permitido ser más competitivos y aprovechar recursos naturales no convencionales para la producción de sus cervezas.

Vinculación al origen

Una característica diferenciadora de la industria cervecera chilena es que gran parte de las empresas está apostando por destacar la identidad chilena, a través de su fuerza emprendedora unida al talento y al territorio. Cervecería +56 nació en 2013 y que destaca ese atributo en su marca ya que el nombre es el código telefónico de Chile. Un código que habla sobre los chilenos, de fácil recordación, simple y con idioma propio. Un código que busca conectar la esencia de los chilenos a través de una cerveza artesanal. “Nuestro objetivo ha sido siempre potenciar lo local, lo que refleja la etiqueta de nuestra cerveza. Queremos que nuestros consumidores puedan vivir la experiencia completa, que conozcan nuestra historia, nuestras frases típicas y nuestra cerveza” afirma la directora comercial de Cervecería +56, Francisca Pacheco.

Irrupción femenina

En el último tiempo, son cada vez más los emprendimientos impulsados por mujeres. HathorCraftBeer, una cervecería artesanal bautizada en honor a la diosa egipcia de la fiesta, el placer y la cerveza, elabora sus productos desde el Valle de Curacaví utilizando las aguas de las napas subterráneas de la zona, y funcionando con un equipo 100% femenino. “Trabajar con mujeres es una experiencia que se ha perdido a lo largo de la historia, creo que antes era más común, se ha borrado la gran complicidad que tenemos las mujeres. Además, trabajar con mujeres va dentro de lo que espero que sea un espacio horizontal”, dijo Marcela Jiménez, fundadora de la cervecería a ComuniBeer.

Sostenibilidad

Si hay algo que distingue a los chilenos es la resiliencia en tiempos difíciles, o decir que no hay mal que por bien no venga. Es el caso de Miga Beer, cerveza chilena creada a partir de mermas de producción de pan, y que surgió en plena pandemia de Covid-19. «En algún minuto vi la cerveza afuera, en otro país había un tipo que hacía un producto así. Me llamó la atención porque me gusta mucho la cerveza. Encontré súper interesante unir estos dos mundos: la panadería que es mi profesión y mi oficio, con algo que me gusta que es la cerveza», cuenta Benjamín García, dueño de la panadería La Benjamina en Las Condes en Diario Financiero.

De acuerdo con García, su sueño es instalar una planta en Santiago Centro, y producir durante este año 3 tipos de cerveza. De igual modo su idea es ofrecer a restaurantes una fórmula para aprovechar la merma que generen y que sirva de insumo para la producción de cerveza. Señala que, en un lapso de 10 meses de pruebas y producción en pequeña escala, han logrado evitar que más de 400 kilogramos de pan vayan a la basura.

COMPARTE SI TE GUSTÓ

Noticias relacionadas

Sitios de interés