HISTORIAS CON ESTRECHA CONEXIÓN

MUSEO RÍO SECO

El Museo Río Seco es un proyecto que busca preservar la historia de la fauna y naturaleza de la zona, transformándose así en un polo de desarrollo científico que potencia la investigación en torno al patrimonio natural de la Región de Magallanes, estableciendo así una relación crucial con el estrecho.

Próximamente

MARLBOROUGH

El escritor chileno Óscar Barrientos nos cuenta la historia detrás de la embarcación que inspiró su obra “El Barco de los Esqueletos”, la que narra el misterio del Marlborough, nave que viajó 23 años para aparecer en Magallanes, tripulada sólo por 23 esqueletos humanos.

Próximamente

LA GALERÍA

La Galería es un espacio cultural enfocado en el arte regional, donde se pueden encontrar diversas exposiciones, ya sea de artes visuales, musicales e incluso audiovisuales. Se inspira en los paisajes únicos de una zona donde dos océanos se unen.

Conoce la aventura que conectó al mundo

ESPACIO PARA MOSTRAR LA ENTREVISTA A LA PERSONA RELEVANTE

In dictum nibh vel ipsum venenatis porta. Praesent ac erat velit. Morbi dictum a purus id molestie. Maecenas lobortis ullamcorper suscipit. Ut tempus vulputate tortor, elementum placerat justo blandit id. Fusce nec leo turpis. Aliquam dui ipsum, mattis id dui tincidunt, interdum iaculis quam. Fusce justo nisl, fermentum vel vestibulum sit amet, dignissim non diam. Nam nec vehicula lectus.

El 20 de septiembre de 1519, una flota, comandada por el capitán portugués Fernando de Magallanes y compuesta por cinco naves y cerca de 250 hombres, partió del puerto de Sanlúcar de Barrameda, en el sur de España, con dirección al Atlántico. Su misión: encontrar nuevas rutas a las Islas de las Especias (islas Molucas) por el oeste.
El propósito de este viaje era trazar una ruta más corta, que era la intención de Cristóbal Colón cuando se encontró con el continente americano. Pero el descubrimiento fue mucho mayor y cambió el curso de la historia. La expedición de Magallanes dio la primera vuelta al mundo.

Iniciado el viaje, descendieron por las Islas Canarias y la primera escala tuvo lugar en Tenerife, para continuar navegando entre las islas de Cabo Verde y las costas de Guinea. La flota, entonces, se dispuso a atravesar el Atlántico hacia América.

Luego de varios meses de travesía y tremendas dificultades climáticas, la flota logró aproximarse a la costa de América y el 13 de diciembre de 1519, finalmente, tocaron tierra en el puerto Santa Lucía, donde hoy se encuentra Río de Janeiro.

Uno de los momentos más difíciles fue la búsqueda de un paso hacia el oeste del continente. Luego de Río, avanzaron por la costa hacia el sur afrontando un duro invierno y difíciles condiciones para la tripulación, lo que llevó a la pérdida de una nave y la deserción de otra. Luego de diversos intentos, decidieron aventurarse, el 1 de noviembre de 1520, por un desconocido canal.

Fue por aquí, y luego de múltiples dificultades, que lograron cruzar con éxito. A través de este estrecho que une los océanos Atlántico y Pacífico. Aunque hoy es conocido como “Estrecho de Magallanes”, en aquel momento él mismo lo denominó “de Todos los Santos”, por la fecha en que se habían aventurado a cruzarlo. Mientras navegaban por él, numerosas hogueras se divisaban en la costa, encendidas por los indígenas que habitaban ese territorio. Es por esto que la zona fue llamada "Tierra del Fuego".

Al cruzarlo y reconocer finalmente la entrada al mar, la tripulación lloró de alegría y bautizaron el lugar como “Cabo Deseado”. El 28 de noviembre de 1520 navegó Magallanes junto a su flota, por primera vez, aquel mar del sur que, por lo serena y tranquila que estaba su superficie, recibió el nombre de “Pacífico”.
En el vasto Pacífico, Magallanes y su flota apenas imaginaban las nuevas aventuras y desventuras que aún tendrían que sortear.

La inesperada magnitud del Pacífico tuvo a Magallanes y la flota navegando largos cuatro meses, combatiendo la hambruna y enfermedad de la tripulación, en busca de tierra firme y habitada donde abastecerse.

Recién el 6 de marzo de 1521, ya en condiciones extremas, abordaron la isla de Guam, en el actual archipiélago de las islas Marianas, que entonces llamaron “Islas de los Ladrones” por el desafortunado recibimiento por parte de sus habitantes.

El 16 de marzo llegaron a las islas Filipinas, llamadas por Magallanes “islas de San Lorenzo”. Es aquí donde la aventura tendría un nuevo giro fatal.

El 7 de abril abordan la primera de ellas, la isla de Cebú, donde Magallanes entabla una relación pacífica y de intercambio con su rey.

Sin embargo, 20 días después, en la madrugada del 27 de abril, en la cercana isla de Mactán, Magallanes y sus hombres se disponían a enfrentar al líder indígena Lapulapu y los suyos, con quienes no lograron el mismo entendimiento que en Cebú. Es aquí donde Magallanes muere lanceado en combate, poniendo fin a su travesía y comando de la flota.

Tras la muerte de Magallanes, las dificultades continúan, pero el objetivo se mantiene: las islas Molucas por el oeste. Es así como, con sólo dos de las cinco naves originales, la nao Trinidad y la nao Victoria, ahora al mando de Sebastián Elcano y con apenas la mitad de la tripulación original, la flota pasa por diversas islas hasta llegar a su destino el 7 de noviembre de 1521.

El 8 de noviembre atracan en la isla de Tidore, donde fueron recibidos en paz y pudieron abastecerse e intercambiar las tan preciadas especias para llevar de vuelta a España.

El 18 de diciembre de 1521, las dos naves se disponían para partir de regreso a España, pero la nao Trinidad requirió de reparaciones, por lo que acordaron que ésta volvería más tarde por el mismo Pacífico, mientras que la nao Victoria, con Elcano al mando y cada vez menos tripulantes, intentaría continuar la circunnavegación al globo, según el plan original de Magallanes.

Así fue cómo atravesaron el Océano Índico y dieron la vuelta a África, combatiendo una vez más el hambre, los peligros y enfermedades de otra larga ruta en alta mar, para retornar al fin, con apenas 18 tripulantes, el 6 de septiembre de 1522, al mismo puerto de Sanlúcar de Barrameda que los vio partir. Los primeros 18 hombres de la historia en dar la vuelta al mundo.

El 8 de septiembre, la dañada pero triunfante Victoria, con Elcano y su tripulación a bordo, llega remolcada por otro navío a Sevilla, autoridades y público los reciben.

Al día siguiente, el 9 de septiembre de 1522, los 18 hombres, en camisa y descalzos, desembarcaron una última vez. Su travesía por el fin de la Tierra y más allá había finalizado, logrando por primera vez en la humanidad conectar todo el mundo.

GALERÍA DESCARGABLE

DESCUBRE MAGALLANES