Noticias

Científico chileno analiza las potenciales formas de vida en Marte a partir de sus estudios en el desierto de Atacama

Miércoles, febrero 22, 2017

En una conferencia organizada por Imagen de Chile, Armando Azúa Bustos, astrobiólogo elegido como uno de los 15 TED Fellows 2017 a nivel mundial, entregó detalles de sus investigaciones que están proyectando a Chile como un verdadero laboratorio natural.

Científico chileno analiza las potenciales formas de vida en Marte a partir de sus estudios en el desierto de Atacama

¿Sabías que es posible analizar las posibilidades de vida en Marte sin tener que estar en ese planeta, sino sólo investigando el Desierto de Atacama? Ese es uno de los principales postulados del astrobiólogo chileno Armando Azúa Bustos, quien ha centrado sus trabajos en la capacidad de algunos microorganismos de resistir condiciones de extrema sequía.

En ese contexto, ha descrito y estudiado ecosistemas microbianos descubiertos en diferentes zonas del Desierto de Atacama, al norte de Chile, lo cual permite cuestionarse aspectos fundamentales en torno a las condiciones básicas para la subsistencia, incluyendo en eso la idea de que la disponibilidad de agua no fuera una limitante, por ejemplo, para la vida en Marte.

Azúa Bustos, quien fue elegido en 2017 como uno de los 15 “extraordinarios pensadores e innovadores” del programa TED Fellows entre miles de postulantes de todo el mundo, señaló en la conferencia organizada por Imagen de Chile que haber nacido y crecido en la zona del Desierto, le permitió acercarse desde temprano “a la biodiversidad inigualable de esa zona, que no sólo le otorga un potencial científico, sino también cultural y patrimonial”.

En este sentido, cabe destacar que Chile, gracias a la diversidad de su territorio, constituye un lugar idóneo para la investigación científica y el desarrollo tecnológico. Prueba de ello es el gran número de iniciativas que se están llevando a cabo en torno a la astronomía, las energías renovables no convencionales, la vulcanología, el cambio climático o la ingeniería antisísmica, por mencionar algunas áreas.

“Esta zona tiene un potencial único, porque el Desierto de Atacama es el más seco y el más antiguo del mundo, lo cual lo ha transformado en un lugar para realizar acciones concretas de cara al futuro. Gran parte de la implementación, de la detección de distintas investigaciones como robots, instrumentos, todo lo que después se envían a Marte se prueban en el Desierto, porque es lo más parecido al planeta rojo. Es la mejor plataforma de testeo que puede haber”, indicó Azúa Bustos.

Respecto a las expectativas futuras, aseguró que actualmente se encuentra desarrollando aplicaciones biotecnológicas y biomédicas derivadas de las formas de vida en el Desierto, aplicando además esos conocimientos a la divulgación de las ciencias y como ejemplo de emprendimiento e innovación. Además, hay una arista relativa al mundo agrícola que será clave para enfrentar un escenario de cambio climático, ya que se podrían “generar cultivos capaces de tolerar mejor el clima árido”, explicó.

Entre otros proyectos adicionales, Azúa Bustos es co investigador de un proyecto de la NASA, que apunta a enviar un invernadero a la Luna y a Marte, está realizando el primer experimento de ingeniería genética en la Estación Espacial Internacional y participa en uno de los equipos que compiten en el Lunar Google X Prize, que tiene como fin despachar un robot a la Luna.

Para más detalles visita su canal de Youtube: www.youtube.com/user/armandoazuabustos