septiembre 17, 2020 | Vida y Cultura

La Cueca: Espejo de nuestra gran diversidad cultural

La Cueca: Espejo de nuestra gran diversidad cultural | Marca Chile

La Cueca Nortina, por ejemplo, no tiene texto y se baila con paso blaseado arrastradito y a veces saltadita. Se interpreta con instrumentos propios de la zona, como la quena, el bombo, la zampoña y el charango, y la indumentaria de los bailarines está influenciada por la vestimenta aymara.
La Cueca Criolla se inspira en la vida campesina, pero se compone en pueblos y ciudades; utiliza instrumentos como guitarra, arpa, tormento, acordeón, y se canta a dos voces. La Cueca Brava o Cueca Chora, es un tipo de cueca urbana típica de Santiago y Valparaíso, que tiene un sello único porque aborda temas citadinos y sociales, aunque también amorosos, y mezcla instrumentos de diversos estilos musicales, como piano, guitarra, bajo eléctrico y hasta platillos de tazas de café. 
La Cueca Campesina es la más tradicional. Suele ser anónima y cantada por mujeres a una o dos voces acompañadas de una guitarra, o por payadores entonándolas con un guitarrón chileno. Existe también la Cueca Cómica, en la que los bailarines ridiculizan o imitan a algunos de los presentes, y la Cueca Robada que en la que el bailarín “roba” la pareja de otro.
La Cueca Chilota es típica de la Isla Grande de Chiloé y se baila en celebraciones u ocasiones en que se reúne la comunidad, como las mingas o botaduras de lanchas. 
Pese a esta enorme diversidad, la estructura del baile es siempre la misma: es un fragmento que tiene 52 compases que componen el llamado pie, que las parejas de generalmente bailan de a tres seguidos. Una verdadera pasión que cada día tiene más adeptos y que ni en tiempos de pandemia deja de bailarse y difundirse, incluso fuera de nuestras fronteras.
Así lo confirma Julie Cabrera, directora de la academia Bafochi (Ballet Folclórico de Chile) y maestra de danza del elenco profesional, quien lleva una década impartiendo clases de cueca a adultos y niños. “Pese a que no podemos hacer clases presenciales, hemos tenido una muy buena experiencia en las plataformas online. Todos los años BAFOCHI da clases de cueca para todas las personas que quieran aprender o que quieran reforzar ciertos conceptos, pero la pandemia nos forzó a tener que hacerlo remotamente, y, si bien se pierde la riqueza del aprendizaje en vivo y en directo, pudimos abrirnos incluso al extranjero. Terminamos la semana pasada y la gente quedó con ganas de más; tuvimos alumnos de Australia y Canadá, por ejemplo”, cuenta entusiasmada.
Julie explica que el slogan de la academa Bafochi es “Aprende a Bailar Cueca en 3 clases”, desmitificando que se trate de un desafío demasiado complejo. Cuenta que para aquellos alumnos que ya habían incorporado las destrezas básicas y tenían interés en seguir profundizando en el baile, “Bafochi también tuvo un segundo curso disponible, en el que aprendían técnicas más avanzadas como distintos tipos de escobillados o zapateos”.
Para Julie es emocionante la revalorización que ha tenido la cueca especialmente en los últimos años. “La cueca urbana, la cueca chora, tuvo mucho que ver en eso. Se baila siguiendo la misma frecuencia, la misma estructura, pero no se necesita hacer los pasos de manera tan precisa, importa más la actitud, es una cueca achorada y eso ha hecho que la gente se vuelva a encantar con ella”.
Sin duda, una muestra más de la versatilidad de nuestro baile nacional, que a lo largo de toda nuestra geografía, logra identificar a chilenos de todos los rincones, no solo del país sino que también de otras latitudes.

COMPARTE SI TE GUSTÓ

Noticias relacionadas

Sitios de interés