Faltan

00

Días

00

Horas

00

Minutos

00

Segundos

La milenaria conexión entre la cultura
Mapuche y la observación del universo

En el sur de Chile, específicamente en lo que es hoy la Región de la Araucanía, existe un pueblo ancestral que por milenios se ha dedicado a observar la naturaleza, incluyendo el universo. Se trata del pueblo mapuche, quienes desarrollaron un amplio conocimiento del cosmos, gracias a una metodología de aprendizaje llamada “inarrumen”, basada en la observación de forma consciente para comprender los hechos de la naturaleza.

Esta contemplación activa del cosmos les permitió descubrir estrellas, cometas, asteroides, planetas y galaxias. Nombraron las constelaciones inspirados en los elementos de la naturaleza y las dibujaron en tejidos, cerámicas y orfebrería. También descubrieron la traslación de la tierra en torno al sol y el sistema heliocéntrico, al cual llamaron Tüway Mapu. Desarrollaron su propio calendario y detectaron fenómenos cósmicos también estudiados en el mundo occidental, como el solsticio de invierno el 24 de junio, que el pueblo mapuche lo interpretaba como la inclinación del eje terráqueo, que permitía el acercamiento aparente del sol al hemisferio sur.

Juan Ñanculef

Gracias al “inarrumen”, también se observaron eclipses solares. Juan Ñanculef, historiador e investigador mapuche, explica que si bien este fenómeno astronómico en que se ocultaba el sol por minutos se percibía como un desequilibrio en la naturaleza, rápidamente volvía la luz y se celebraba con ceremonias.

“Un gran principio mapuche dice que después de lo negativo viene lo positivo. Los pueblos indígenas celebraban cuando salía el sol y el augurio era que se venía buen tiempo”, afirma el investigador y autor del libro “Tayiñ Mapuche Kimün, Epistemología Mapuche: sabiduríay conocimientos”.

Tras el eclipse solar, se hacía mucho “guillatún”, la ceremonia ritual más importante del pueblo mapuche, con el fin de restablecer el equilibrio entre la tierra y el sol.

Ñanculef explica que, gracias a la observación, el pueblo mapuche descubrió que todo es energía, y el equilibrio está en la convergencia energética de los cuatro elementos: agua, tierra, aire y fuego. También, señala, para el pueblo mapuche las personas representan el cosmos en miniatura. “Somos la síntesis del cosmos”, afirma.

“Según la cultura mapuche, los seres humanos somos un cosmos andando. Nosotros estamos acicateados permanentemente por la energía positiva de arriba y por la energía negativa de abajo. Esa era la mentalidad cósmica del mapuche ancestral. Todo tenía un significado”, explica el historiador, quien espera que el fenómeno del eclipse solar en La Araucanía sea una oportunidad para visibilizar la cultura mapuche en Chile y el extranjero.

COMPARTIR

Noticias relacionadas

Nombre de noticia

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua. At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Stet clita kasd gubergren, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit

Nombre de noticia

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua. At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Stet clita kasd gubergren, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit

Nombre de noticia

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua. At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Stet clita kasd gubergren, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit